30 de novembre de 2012


Culmino un viaje por las playas desiertas del invierno.
No hay mayor demostración de soledad
que contemplar el horizonte cóncavo
hasta dónde llega la mirada,
y saber a la vez,
que detrás de ti,
en silencio
otro mar de arena
sustenta por un instante
las huellas de tu paso.

Fernando Sarría

4 comentaris:

  1. El mar... la mar... siempre susurrando entre olas. Una maravilla preciosa!

    ResponElimina
  2. ...que nos susurre
    Besazo,pedazo de cielo :-)

    ResponElimina
  3. beautiful blog much kisses charles

    ResponElimina