10 d’agost de 2011

Una estona a Calella










5 comentaris:

  1. Un lugar donde parece detenerse el tiempo...

    ResponElimina
  2. Calella es un lugar con mucho encanto. Estás invitada Maga.

    Gracias por pasarte, un beso.

    ResponElimina
  3. Es un blanco y negro extrañamente nítido, todo identificado, todas las gamas del blanco al negro, me encantan, la del barquito sobretodo

    ResponElimina
  4. Calella de Palafrugell, lo mejor, en pleno invierno. Sin miedo a la tramuntana. No hay un sitio mejor en el que perderse que la Costa Brava.

    ResponElimina